Bancos ablandan condiciones de las deudas para evitar que clientes caigan en mora

Entidades bancarias ahora llaman a deudores en riesgo de incumplir sus pagos para renegociar contratos de créditos. Además, se adelantan a ofrecer refinanciación de los préstamos a aquellos que ya cayeron en mora.

FOTOS DE UNA PERSONA EFECTUANDO COMPRAS CON SU TARJETA DE CREDITO.

En un entorno de menor crecimiento económico y donde aumenta el riesgo de sobreendeudamiento, la banca se muestra más dispuesta a reprogramar y refinanciar los créditos de aquellos clientes que tienen problemas con el pago de sus obligaciones.

Así, para evitar que caigan en mora las entidades bancarias están tomando la iniciativa de comunicarse con estas personas para ofrecerles renegociar las condiciones (plazos, montos, etc.) de sus préstamos de tal forma que puedan seguir cumpliendo con el pago de estas deudas. Esta alternativa se conoce como reprogramación.

Una de las herramientas que está siendo usada para identificar a los clientes con riesgo de sobreendeudamiento es un score desarrollado por centrales de riesgo como Equifax.

“Este score permite a los bancos anticiparse y llamar a las personas que tienen mayor riesgo de sobreendeudarse para renegociar sus créditos. Y eso es algo que ya están haciendo”, señaló Amílcar Ramos, gerente general de Equifax para Perú y Ecuador.

Tal score toma en cuenta no solo la deuda con el sistema financiero sino también con otros sectores.

“Así, se puede reconocer a una persona que si bien está al día en sus pagos con la banca, tiene atrasos, por ejemplo, con Telefónica, Luz del Sur o casas comerciales. Ese es un indicador de que muy pronto tendrá morosidad en el banco”, sostuvo Ramos.

Lo ideal es que las personas que crean que van a tener problemas con cumplir sus deudas se acerquen anticipadamente a las entidades financieras para hallar una solución, dijo Javier Jara, gerente de riesgos del banco GNB.

Refirió que los propios bancos desarrollan modelos internos de score que evalúan el comportamiento de pago de sus clientes en todo el sistema financiero. “Si dejan de pagar al (banco) del costado, su puntaje se deteriora pues se estima que pronto perderían capacidad de pagar a otra entidad”, agregó Jara.

Afirmó que, generalmente los clientes con estos problemas empiezan a incumplir los préstamos corrientes como tarjetas de créditos, y tratan de de salvar la deuda hipotecaria.

Frente a los potenciales atrasos en los que pueden incurrir los deudores, las gerencias de cobranza de los bancos ahora realizan llamadas preventivas o envían correos electrónicos o mensajes de texto, detalló Jara.

Refinanciamiento
Adicionalmente, la normativa vigente de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) obliga a las entidades financieras a hacer un seguimiento muy cercano de sus clientes del segmento minorista para definir cuándo tienen una calificación normal o están potencialmente sobreendeudados.

Ya cuando el deudor se atrasa en sus pagos se le ofrece la posibilidad de refinanciar. “Lo que estamos haciendo es adelantar los tramos de negociación para refinanciar”, reveló el gerente de GNB.

Normalmente este acercamiento no se da en el primer tramo de la cobranza. En un primer momento se llama al cliente o se le envía un correo electrónico para invitarlo a pagar, pero después de 60 días la gestión se vuelve más directa, incluso se le visita.

“Los bancos están probando adelantar las gestiones de cobranza, incluso nosotros tenemos pilotos para ofrecer una solución a partir del día 30 (de atraso); antes arrancábamos a los 60 días”, precisó Jara.

Destacó que los clientes se muestran más dispuestos aceptar este tipo de ayuda principalmente en las tarjetas de crédito con líneas revolventes, pues los bancos les ofrecen pagar en cuotas y ordenarse.

Si las personas pagan puntualmente durante seis meses consecutivos recuperarán la calificación crediticia que tenían antes de entrar en el proceso de refinanciación, acotó.

Ante la desaceleración, las instituciones financieras están reforzando el trabajo de sus áreas de cobranza y haciendo mucho seguimiento a clientes riesgosos, recalcó Jara.

Ambos entrevistados coincidieron en que los bancos están más cautos y cuidadosos en sus préstamos. Pero, mientras Ramos considera que las condiciones de los créditos bancarios se volverán más duras y restrictivas el próximo año, Jara estima que se vienen buenos meses para los pagos, gracias a la entrega de la CTS y gratificaciones.

Agregue un comentario